Te dirán que a eso le falta algo. Que le des una vuelta. Y efectivamente necesitas dar una vuelta, un paseo y lo que se tercie en el 2 de Mayo. Necesitas tirar la pelota a alguien y que te devuelva otra que se haya encontrado por el camino. Necesitas hablar con todos y preguntar. Necesitas entusiasmarte con lo que acabas de ver. Creer que cada día hay un paquete de Amazon esperándote detrás de la puerta. Necesitas aire y ordenar la casa. Querer a la gente. Y gruñir si alguien quiere quitarte un trozo de postre. Hay que pedir más postres. Necesitas dormir donde puedas y no apuntar todo lo que pienses por la noche. Necesitas llamar si tienes que mandar un audio de 2 minutos. Necesitas ver vídeos de perros y de gatos. Sí, del enemigo hay mucho que aprender. Necesitas darte tiempo e ir rápido. Necesitas lo que quieres a fin de mes. Necesitas ser un poco más perro. Hasta en el mal sentido, porque para saber lo que falta necesitas mucho olfato, ser audaz, refrescante y tener un toque que nadie sepa muy bien lo que es.

O pensar alguna referencia de Los Simpsons para cada situación de la vida. Este es el caso.